El concejal de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Adra, Jesús Rivera, ha manifestado que los miembros del equipo de gobierno están “sorprendidos” por los términos de la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social número 3 de Almería que condena al Consistorio abderitano por discriminar salarialmente a 13 limpiadoras quienes, a pesar de pertenecer al mismo grupo y a la misma categoría que los operarios peones, todos ellos varones, cobraban por su trabajo 68,27 euros menos que ellos.

“No creemos justos los términos que tachan a este Ayuntamiento de caer en una discriminación de género. Es una coincidencia que las personas que integran este colectivo y han elevado esta reclamación sean mujeres”, ha valorado el edil en declaraciones a Europa Press, en las que ha considerado que “no existe discriminación por razón de género entre los trabajadores municipales”.

Así, ha apuntado que la diferencia salarial señalada y reivindicada por las trabajadoras de la limpieza del Ayuntamiento “debe circunscribirse al ámbito salarial de un colectivo, pero nada tiene que ver con una discriminación de género”, según ha valorado frente a la sentencia dictada por el magistrado Óscar López, quien en sus fundamentos destaca un “trato discriminatorio para las mujeres con categoría de limpiadora”, en cuanto que se trata de un puesto ocupado “únicamente por el género femenino, lo que supone una conducta catalogable de discriminación indirecta por razón de sexo”.

Ante esto, Rivera ha especificado que “existen más trabajadores municipales hombres con su misma categoría laboral que también reciben un 65 por ciento del complemento específico en sus retribuciones, tal y como fija el convenio colectivo del año 2005” con lo que “hay hombres y mujeres en la misma situación”.

El edil ha detallado que el convenio colectivo fijaba el complemento específico en un 65 por ciento para trabajadores de limpieza y peones, “que coincide con la remuneración que están percibiendo actualmente las trabajadoras demandantes”. Esta decisión, según ha asegurado, “se tomó en pro de equiparar a trabajadores funcionarios y laborales” lo que, a juicio del concejal, “demuestra que en todo momento hemos buscado la igualdad en todos los ámbitos y vamos a seguir haciéndolo”. No obstante, y en relación a la sentencia que obliga al Consistorio al pago de 81.263 euros en indemnizaciones a las empleadas, el concejal ha concretado que los servicios jurídicos municipales “están analizando en profundidad la sentencia que hemos recibido para poder determinar si se recurrirá o no”.

El Ayuntamiento de Adra, según ha explicado Rivera, está “inmerso en un proceso de reorganización de los trabajadores municipales” con lo que está en curso la elaboración de una relación de puestos de trabajo. En esta línea, ha considerado que “va a ser el momento idóneo para equilibrar y equiparar estas situaciones que en muchos casos consideramos reivindicaciones justas y este gobierno está abierto a analizarlo con sindicatos para que las condiciones de los empleados públicos sigan mejorando”.